Press "Enter" to skip to content

La desacidificación del cuerpo… ¿de qué se trata y vale la pena hacerla?

“Un organismo acidificado es un organismo enfermo” – al menos eso es lo que dicen los partidarios de las dietas alcalinas. Los fabricantes de suplementos o dispositivos de análisis de agua están superando en la formulación de nuevas tesis sobre el impacto de una dieta acidificante en nuestra salud. Comienzan con dolores de cabeza, mala salud y falta de energía. Finalmente, asustan un poco al lector y le hacen darse cuenta de que la “mala” comida puede llevar a muchas enfermedades graves, como la insuficiencia renal. En todo esto, es fácil perderse y dejarse engañar. Por supuesto, hay un grano de verdad en cada información, no importa lo ridícula que sea.

detoxyn

Tabla de contenidos

  1. Acidez, alcalinidad… ¿qué significa eso?
  2. Equilibrio ácido-base – ¿qué es y cómo funciona?
  3. Productos ácidos y alcalinos
  4. ¿Importa la dieta?
  5. Formas de desacidificar el cuerpo
  6. Resumen

Acidez, alcalinidad… ¿qué significa eso?

Para entender lo básico, volveremos por un momento a la lección de química de la escuela primaria. Cada uno de nosotros recuerda el eje horizontal, en el que el número 7 está marcado en el centro (foto 1). Esta es la escala del pH, donde el 7 se asigna a las sustancias neutras. En el lado izquierdo, es decir, para un pH inferior a 7, se trata de ácidos, y en el lado derecho, de bases. Por lo tanto, ya sabemos que una sustancia puede tener una reacción ácida, alcalina o neutra, y si algo es ligeramente ácido o ligeramente alcalino en todo el origen no importará, por lo que no tenemos que dividir más nuestro eje.

Ahora es necesario pasar a un nivel de educación un poco más exigente, hablamos de la escuela secundaria o la universidad. El concepto de pH corporal aparece aquí. Los diferentes órganos de nuestro cuerpo difieren en su entorno. Se puede observar un pH bajo (ácido), por ejemplo, en el estómago o en el flujo vaginal, incluso la piel tiene un pH ácido. La reacción alcalina, sin embargo, es por ejemplo la bilis o la secreción pancreática. Por lo tanto, podemos ver que el pH es relativamente constante y característico para los fluidos/órganos dados. Una serie de mecanismos son responsables de su comportamiento, que en una persona sana funciona perfectamente.

Cuando hablamos de “acidificación” del cuerpo, a menudo nos referimos a cambios en la sangre y el líquido intersticial. Tienen un pH entre 7,35 y 7,45 y cualquier fluctuación por debajo o por encima de estos valores puede ser peligrosa para la salud humana e incluso para la vida. Por eso el equilibrio ácido-base es tan importante. En su mantenimiento intervienen mecanismos como el sistema de amortiguación de la sangre y los tejidos (bicarbonato, hemoglobina, proteínas y fosfato).

Equilibrio ácido-base – ¿qué es y cómo funciona?

La acidosis o la alcalosis pueden ocurrir en el cuerpo. Ambas lesiones tienen dos subtipos cada una, la acidosis o alcalosis respiratoria y la metabólica.

La acidosis respiratoria se produce cuando se altera la excreción de dióxido de carbono a través de los pulmones, por ejemplo, cuando un paciente sufre de insuficiencia cardiopulmonar. La presión parcial de dióxido de carbono en la sangre aumenta entonces. El mecanismo de compensación es, entre otras cosas, un aumento de la concentración de bicarbonatos en la sangre. La acidosis metabólica se produce cuando se acumulan en la sangre productos metabólicos ácidos como los cetoácidos o la urea. Es cuando se necesita una respiración más frecuente para eliminar demasiado CO2.

Equilibrio ácido-base

El principio es invertir las situaciones descritas anteriormente. En el caso de la respiración, se trata de una respiración acelerada, en el caso de la respiración metabólica, con un aumento de la concentración de bicarbonatos y pérdida de iones de hidrógeno y potasio, por ejemplo, debido a los vómitos o la diarrea.

Los ejemplos anteriores son bastante extremos. Muestran que la dieta “alcalina” y su supuesta mejora del bienestar no es relevante para aquellos trastornos corporales más graves, en los que los mecanismos reguladores efectivos o la acción apropiada de los médicos son una condición para revertir la situación.

Productos ácidos y alcalinos

El asunto de la comida es bastante complicado. Hay una división en productos ácidos y básicos, pero la lista difiere según la visión del autor. Sin embargo, hay un parámetro que puede permitir disipar las dudas sobre este tema.

Estamos hablando del coeficiente PRAL, o Carga de Ácido Renal Potencial. Fue creado en base a la influencia del consumo de productos individuales en el pH de la orina, y por lo tanto en la capacidad potencial de cargar los riñones con ácidos. Tiene en cuenta el contenido de magnesio, fósforo, potasio, calcio y proteínas en los alimentos. Un valor PRAL negativo significa para nosotros que el producto es alcalino y un valor PRAL positivo significa que tiene propiedades de formación de ácidos.

Los científicos dicen que para mantener el pH correcto de la orina, se deben tomar productos con un PRAL total de 60 a -10 diariamente. En la práctica, esto no significa que tenemos que seguir algo así como una “dieta de desacidificación”.

detoxyn banner

¿Cuál es la división de los productos en aquellos con una proporción positiva y negativa? Los productos alcalinos son casi todos los vegetales y frutas y sus preparaciones, la miel, el azúcar, la margarina y los aceites vegetales, el café y el alcohol, la soja y los productos elaborados de ella. Los productos acidificantes son la carne, el pescado y los productos lácteos, la mantequilla, los cereales, los huevos, la coca-cola y las nueces. A partir de observaciones más interesantes cabe añadir que el azúcar, la miel y la leche están más cerca de 0, por lo que su potencial alcalino o acidógeno es pequeño.

¿Importa la dieta?

Si la comida puede realmente acidificar o desacidificar, ¿hay alguna forma de “desacidificar” el cuerpo? Si lo miramos de una manera 0-1, entonces definitivamente no.

La dieta influye en el cambio del pH de la sangre casi imperceptiblemente. Puede aumentarlo o disminuirlo en tan sólo 0,01-0,02. Se observan cambios mucho mayores en la orina (alrededor de 1), pero la medición de su pH no tiene por qué decir nada sobre nuestra dieta.

Importa la dieta

Es cierto que una dieta rica en productos formadores de ácido puede contribuir a un mayor riesgo de formación de cálculos renales. Pero, por otro lado, tenemos la espinaca o el ruibarbo, que, aunque tiene un efecto alcalinizante, su consumo excesivo también provoca cálculos de ácido oxálico. Por supuesto, esto es una gran simplificación, pero muestra que nada es realmente sólo negro y sólo blanco. El exceso de comida con alto PRAL también aumenta el riesgo de hipertensión, porque suministramos poco potasio.

Una dieta rica en productos acidificantes también puede aumentar el riesgo de muchas otras enfermedades. Los estudios muestran que la presencia de alimentos con alto contenido de PRAL puede contribuir al desarrollo de la resistencia a la insulina o la diabetes de tipo 2.

También hay mucha especulación en el contexto del cáncer, pero sigue siendo sólo especulación. Porque todavía no hay ninguna investigación sobre esto.

También ha crecido mucho revuelo alrededor de la osteoporosis, porque una dieta acidificante elimina el calcio de los huesos. No hay necesidad de buscar estudios dedicados estrictamente a la influencia de los productos formadores de ácido, porque los veganos, que tienen una densidad mineral ósea 6% menor que los omnívoros, son un ejemplo perfecto de la falsedad de esta tesis. ¿Y qué hay de eso? En los pocos párrafos anteriores encontramos información de que los productos vegetales son alcalinos o, como preferimos, desacidificantes. También podemos estar tranquilos con respecto al calcio. La dieta de formación de ácidos es una dieta rica en proteínas, y esto aumenta la absorción de calcio tan bien que el exceso de calcio simplemente se elimina. No proviene de los huesos, como han demostrado los estudios isotópicos.

Formas de desacidificar el cuerpo

Hemos llegado a la conclusión de que la dieta no afecta a la acidificación ni a la alcalinización o, para ser más exactos, no afecta de la forma en que nos gustaría que lo hiciera. ¿Y qué hay de tu bienestar después de una dieta de desacidificación?

El problema radica en otra parte. Cuando miramos la lista de productos ácidos y alcalinos, vemos una cosa muy importante. No hacemos una dieta saludable con productos de alto PRAL, porque los más importantes, es decir, las verduras y la fruta, faltan. Como se recomienda, debemos consumir un mínimo de 500 gramos, y preferiblemente la mitad de un plato debe estar compuesto de productos vegetales.

Así que una dieta de desacidificación no será más que una dieta basada en un alto consumo de frutas y verduras. Estos productos son una verdadera bomba vitamínica, rica en minerales, polifenoles y otras sustancias activas. Si no hemos comido “verde” con entusiasmo anteriormente, los resultados de mejorar la salud y el bienestar se pueden ver.

Formas de desacidificar el cuerpo

Otro asunto es la excesiva saturación de los productos acidificantes. Si no los consumimos, podemos tener otras enfermedades. La alcalinización de la orina no tendrá un efecto beneficioso en el estado del sistema genitourinario. Sin embargo, te recordamos que la dieta no tiene que jugar ningún papel en los cambios del pH de la orina. Entre los alimentos con PRAL positivo tenemos, por ejemplo, los frutos secos, que son ricos en ácidos grasos poliinsaturados y tienen un efecto promotor de la salud en el cuerpo. También podemos encontrar productos lácteos fermentados que apoyan los sistemas microbianos e inmunológicos. El PRAL negativo, por ejemplo, tiene azúcar, que no querríamos ver muy a menudo en una dieta saludable.

Así que si tenemos temor de comer demasiadas cosas agrias y los próximos artículos que leamos sólo nos dan más temor, podemos usar un simple procedimiento. Trataremos de reemplazar 1/3 de lo que comemos con vegetales y menos con fruta. También podemos apostar por una dieta vegana, pero no nos rindamos con las nueces y las vainas, porque son una fuente importante de grasas y proteínas. Comamos 4 o 5 comidas al día, en intervalos iguales, y renunciemos a los productos procesados y a los ricos en carbohidratos simples, altos IG y grasas saturadas. Cuando pasemos de comer al aire libre a comidas saludables en casa, notaremos mejores resultados que en las más sorprendentes “dietas milagrosas”. El equilibrio es lo más importante, así que no te excedas con los productos de ninguno de los grupos.

detoxyn banner

Sólo recomendamos los analizadores de agua o el agua alcalina ya preparada si tienes demasiado dinero.

Resumen

No hay pruebas científicas de que una dieta alcalina tenga algún beneficio para la salud. A menudo, sus recomendaciones son tan drásticas que rápidamente se nos empuja a las deficiencias nutricionales. Por lo tanto, como en todo, la moderación es importante. Ya sabemos que la dieta no se acidifica ni alcaliniza de manera significativa, y debemos utilizar productos de ambos grupos para asegurar que nuestra nutrición sea lo más saludable y equilibrada posible. Los productos desacidificantes no son mejores que los acidificantes, pero deberíamos consumir más verduras y frutas. Los productos con PRAL positivo no son no saludables, pero no debemos exagerar con la carne roja y otros productos zoonóticos ricos en grasa.

En lugar de buscar más formas milagrosas de mejorar la salud, empecemos de cero y cambiemos los hábitos básicos por otros mejores y más saludables. Simplemente creamos en una dieta saludable.

Clasificación de las píldoras de adelgazamiento
nuevo-comienzo.com
nuevo-comienzo.com

View all posts

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *